comment 0

Pausa

Seguro no soy la primera, ni la última persona que afirma que está al borde de otro “burn out”.

Durante mucho tiempo fui el tipo de persona que creía que nada podía detenerte de hacer lo que amas. Durante el último año de mi universidad, llegué a trabajar 20 horas, escribir mi tesis, atender a clases y terminar un documental. Al final de ese año escolar tuve un burn out tan fuerte que terminé en el hospital. Perdí mi vuelo a Florencia, Italia, y casi pierdo también mi vuelo a Ecuador.

Desde entonces he intentado ser más consciente de mis necesidades como persona. Mentiría si digo que no estaba feliz haciendo todas estas cosas, también mentiría si digo que no tenía un dolor de espalda tan fuerte que no me dejaba ni dormir, que mis defensas estaban bajas, que me dio una infección al riñón terrible.

En mi mente no había nada que pudiera detenerme de ir por lo que quería, y hasta criticaba a la gente que no hacía “suficiente” y que solo se quejaban.

La vida me ha dado lecciones duras, pero el ansia de vivir y crear a veces es más fuerte. Mientras otros no pueden empezar un proyecto, yo tengo varios en línea, cada uno esperando su turno a que pueda darles la atención necesaria, otro documental, un curso, una novela, un negocio, etc…

¿A qué hora voy a hacer todo lo que quiero hacer y además tener un trabajo a tiempo completo, cocinar, limpiar la casa, pasear a mi perro, tener una vida social y pasar tiempo con mi pareja?

La respuesta parece ser muy clara, pero he peleado con ella durante meses. No se puede tener todo en la vida.

Lo cual me lleva a la conclusión que para no tener que arrastrarme todos los días a las 5:30 am de la cama tengo que aceptar la etapa de la vida en la que me encuentro, disfrutarla y dejar ir lo que no me sirva.

Estamos en el lugar correcto, y lo que sea que estamos experimentando, es necesario para nuestro crecimiento, podemos tomarlo de esta forma o pelear con la realidad, lo cual es muy cansado. Lo sé de primera mano.

Tal vez ahora es un tiempo de silencio, de pausa en ciertas actividades, de reflexión para el futuro. No hay necesidad de presionarnos, no hay necesidad de tener ataques de ansiedad, no es necesario hacerlo todo, todo el tiempo.

Hace casi 10 años cuando estaba planeando mi primer viaje a Alemania, tuve un tiempo muy parecido, no estaba haciendo mucho más que aprender alemán, no cantaba en el coro de la universidad, no estaba escribiendo, mi yo creativo tuvo una pausa, y todo parece indicar que hoy me encuentro en otra de esas pausas para reflexionar y re-direccionar mi vida. La última vez que hice esa pausa mi vida cambió drásticamente, pude viajar, conocer, vivir aventuras geniales. Espero que esta nueva pausa me lleve a lugares que no me puedo imaginar.

Filed under: Creatividad

About the Author

Posted by

Cyndi Caviedes is a Visual Artist. She is passionate about film, photography and life. Quito - Stuttgart - Mexico City

Leave a Reply