All posts by “Venus

comment 0

Guadalajara, Guadalajara

¡Que bonito que es mi México! Una de esas cosas que estoy disfrutando inmensamente es conocer más de este país tan grande y tan diverso. Esta vez nos tocó ir a Guadalajara, una ciudad que está entre lo tradicional y lo moderno.

Tuve la oportunidad de ir a lo que fue Campus Party 2017 y ser parte de su Talent Executive Summit. Esperé con ansiedad el momento en que pudiera conocer esta ciudad de la que tanto me habían hablado.

Aunque la mayor parte del tiempo me la pasé metida en la Expo Guadalajara, Sede de Campus Party, si me escapé un ratito para conocer la tierra del tequila y los mariachis.

Aquí les dejo una impresiones a través de mi cámara. Y si van a GDL, no olviden comer una torta ahogada, no se arrepentirán!

comment 0

Viviendo en CDMX, lo bueno, lo malo, lo feo

Una de las experiencias más interesantes de mi vida han sido regresar a vivir a la Ciudad de México, un lugar vibrante, lleno de movimiento, el lugar que me vio nacer un 19 de septiembre (día oficial de simulacro, gracias al aniversario del terremoto) y al que siempre quise regresar.

Después de un año de vivir de nuevo aquí, de trabajar aquí, hay cosas que empiezan a ser obvias, cosas de las que hablan todos los chilangos.

Lo bueno

Las cosas buenas las he dicho ya un par de veces pero aquí mi lista actualizada.

Comida

Uno puede encontrar casi cualquier cosa de comer en esta ciudad, a todo tipo de precios y casi a cualquier hora. Desde servicios como sindelantal.mx, ubereats, hasta que hagan el super por ti. De hambre aquí nadie se muere.

Una lista de mis restaurantes favoritos de la ciudad está en mi lista de posts por venir.

Conciertos

Nunca había vivido en una ciudad en donde no estuviera segura si comprar tickets de un concierto o no, porque no sabes si ese dinero vas a quererlo usar para una banda o artista que te guste más, problemas del primer mundo les llaman. 

Los festivales de música abundan, de lo más alternativo, a los clásicos como el Corona Capital o el Vive Latino.

Pet Friendly

Tal vez todavía no pueden subir al metro, pero en zonas como la Condesa o la Roma hay una cantidad bastante grande de restaurantes que te dejan llevar a tu peludo, además de que hay varios parques con zonas para que  los dejes correr así como lugares donde puedes adoptar una mascota. En el parque México los fines de semana puedes ir a buscar a tu próximo mejor amigo o simplemente donar comida para algunos albergues de mascotas.

Un mundo de cultura

Ya sea en uno de los muchos museos de la ciudad, en la cineteca, o en algún espacio público, la ciudad ofrece cultura de todos los géneros y subgéneros. Teatro, escultura, espectáculos callejeros gratuitos, etc. La verdad es que es difícil aburrirse.

Lo malo

Tristemente también hay cosas que no están muy bien en la ciudad, problemas de ciudad grande agravados a las dimensiones de esta megalópolis.

Tráfico

Yo sabía que debía vivir cerca de mi trabajo para ir a pie o en bicicleta, mis esfuerzos se fueron al caño cuando empecé a trabajar en Santa Fe, una zona imposible para peatones, donde el transporte público es casi inexistente o ineficiente. Uno puede tardar en un trayecto que debe ser de 30 min, 2 horas. Y el tráfico no es solo en las horas pico, un chubasco o un auto detenido en la vía pueden costarte horas de tu vida.

Agua

La ciudad sufre una crisis del agua, en donde los más pobre terminan pagando más por algo básico que los ricos. La inequidad en su máxima expresión. Si quieren conocer de esta situación, este artículo los hará pensar 2 veces antes de dejar la llave del agua abierta.

Contaminación del aire

Hace un par de meses compré mi primer purificador de aire para poder dormir. La contaminación es un problema del que no escapa ningún chilango, para muchos es ya normal, pero en los últimos meses las contingencias ambientales han sido necesarias para poder vivir en la ciudad. De pronto te sientes cansado todo el tiempo y te falta el aire. No es una sensación buena.

Lamentablemente parece que los esfuerzos del gobierno son mediocres para combatir tanto la crisis del tráfico, del agua y de nuestro aire tan contaminado. La ciudad está colapsada, tal vez por eso el saldo migratorio es negativo ya, es decir hay más gente que se va que la que llega.

Lo feo

El machismo

Todas las sociedades en las que he vivido y he trabajado tienen un sistema patriarcal, y eso hasta ahora no me había afectado (tanto). En otros lugares, como Alemania o Ecuador encontré mucha gente que tenía un trato igualitario y que la mayor parte del tiempo me hicieron sentir que por ser mujer no estaba en real desventaja.

Aquí la cosa es diferente el machismo ha llegado a extremos tristes, a que en el metro tengan que haber vagones exclusivos para mujeres por el acoso incesante, a que los femicidios sean algo normal y que siempre se quiera culpar a la víctima. Un machismo que llega a las redes sociales, intimidando a mujeres, amenazándolas de muerte.

Creo que si hay un lugar que requiere de feministas es este, y por suerte he encontrado muchas mujeres determinadas a hacer una diferencia. Eso me da esperanza, porque sé que si nos apoyamos las unas a las otras no podrán contra esa fuerza.

Una de mis revistas favoritas Chilango lleva ahora una campaña que se llama #nomellamesguapa. Pueden buscar el hashtag en twitter.

Y a los que me están leyendo, no soy solo una cara bonita, soy mucho más. Si quieren hacerme un cumplido que sea por mis logros como profesional o como persona y no por ser una “preciosidad”. 

Ningún lugar es perfecto, y por ahora este es mi hogar, esta ciudad caótica y hermosa. Intentaré poner mi granito de arena para que sea un lugar mejor.

comment 0

Pausa

Seguro no soy la primera, ni la última persona que afirma que está al borde de otro “burn out”.

Durante mucho tiempo fui el tipo de persona que creía que nada podía detenerte de hacer lo que amas. Durante el último año de mi universidad, llegué a trabajar 20 horas, escribir mi tesis, atender a clases y terminar un documental. Al final de ese año escolar tuve un burn out tan fuerte que terminé en el hospital. Perdí mi vuelo a Florencia, Italia, y casi pierdo también mi vuelo a Ecuador.

Desde entonces he intentado ser más consciente de mis necesidades como persona. Mentiría si digo que no estaba feliz haciendo todas estas cosas, también mentiría si digo que no tenía un dolor de espalda tan fuerte que no me dejaba ni dormir, que mis defensas estaban bajas, que me dio una infección al riñón terrible.

En mi mente no había nada que pudiera detenerme de ir por lo que quería, y hasta criticaba a la gente que no hacía “suficiente” y que solo se quejaban.

La vida me ha dado lecciones duras, pero el ansia de vivir y crear a veces es más fuerte. Mientras otros no pueden empezar un proyecto, yo tengo varios en línea, cada uno esperando su turno a que pueda darles la atención necesaria, otro documental, un curso, una novela, un negocio, etc…

¿A qué hora voy a hacer todo lo que quiero hacer y además tener un trabajo a tiempo completo, cocinar, limpiar la casa, pasear a mi perro, tener una vida social y pasar tiempo con mi pareja?

La respuesta parece ser muy clara, pero he peleado con ella durante meses. No se puede tener todo en la vida.

Lo cual me lleva a la conclusión que para no tener que arrastrarme todos los días a las 5:30 am de la cama tengo que aceptar la etapa de la vida en la que me encuentro, disfrutarla y dejar ir lo que no me sirva.

Estamos en el lugar correcto, y lo que sea que estamos experimentando, es necesario para nuestro crecimiento, podemos tomarlo de esta forma o pelear con la realidad, lo cual es muy cansado. Lo sé de primera mano.

Tal vez ahora es un tiempo de silencio, de pausa en ciertas actividades, de reflexión para el futuro. No hay necesidad de presionarnos, no hay necesidad de tener ataques de ansiedad, no es necesario hacerlo todo, todo el tiempo.

Hace casi 10 años cuando estaba planeando mi primer viaje a Alemania, tuve un tiempo muy parecido, no estaba haciendo mucho más que aprender alemán, no cantaba en el coro de la universidad, no estaba escribiendo, mi yo creativo tuvo una pausa, y todo parece indicar que hoy me encuentro en otra de esas pausas para reflexionar y re-direccionar mi vida. La última vez que hice esa pausa mi vida cambió drásticamente, pude viajar, conocer, vivir aventuras geniales. Espero que esta nueva pausa me lleve a lugares que no me puedo imaginar.

comment 0

5 lecciones de vida que me dejó hacer producción audiovisual

La vida de muchas vueltas, y en una de estas vueltas terminé trabajando en la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria, como asesora de socios (Una mezcla entre relaciones públicas y atención al cliente, entre otras). Tengo que admitir que además de estar sorprendida de la oferta también estaba nerviosa sobre los retos de entrar a una organización en un área con la que tenía 0 experiencia. 

Pero la verdad es que no consideraba que había estado trabajando en uno de los ámbitos más competitivos, duros, machistas y complejos que existen, y las lecciones que aprendí durante los últimos años no fueron en vano. 

 1. A donde sea que vayas una sonrisa puede abrirte mil puertas

Me lo dijo una persona muy sabia, el ex gerente general de Phillip Morris, una sonrisa es la clave para todo.

La verdad es que no importa si estás presentando un proyecto audiovisual, o si estás recibiendo una queja, una sonrisa puede hacer una gran diferencia en como te perciben. 

Soy una persona que por naturaleza sonríe mucho, pero aún cuando tengo un día en el que apenas puedo mantener los ojos abiertos, intento mantener mi sonrisa, y hasta ahora no me ha fallado.

2. Ser creativo es una cualidad extremadamente valiosa

No me gusta usar adverbios en mis textos, pero esta vez vale la pena. Ser creativo es parte de quién soy y gracias a esta curiosidad por crear y probar cosas nuevas, no me ha costado proponer soluciones y resolver situaciones. 

Ser creativo tiene mucho más que ver con pensar de forma diferente, que con ser artista.

3. Organizarse = ser productivo

Cuando trabajas en una producción audiovisual cada minuto cuenta, cada momento que tienes a tu crew en el set cuesta y al momento de grabar todo tiene que funcionar como reloj suizo.

Si aprendes a organizarte serás mucho más eficiente y aunque el costo de trabajar en un set es mucho mayor, el tiempo de la gente siempre es valioso. 

4. Explora posibilidades descabelladas

Cuando quieres hacer cine a veces debemos recurrir a todo tipo de maniobras para conseguir realizar nuestro proyecto. Las ideas locas se valen y son el pan de todos los días.

Tener la mente abierta y mirar donde otros no se atreverían puede llevarnos a soluciones diferentes y efectivas, sin importar el tipo de negocio en el que trabajemos. 

5. Fallar no es opcional

Esta es probablemente una de las lecciones más duras. Cuando te enfrentas todos los días a gente que te dice que NO, cuando ves como tu equipo se desintegra, como tu guión es un fracaso, etc, te das cuenta que fallar es parte del proceso.

Si quieres alcanzar tus metas, fallarás, es la única forma de aprender y llegar al siguiente nivel. Mi último fallo me puso en una posición diferente, y encontré que soy mucho más de lo que los estereotipos quieren hacerme creer. 

¿Cambiaste de ámbito laboral? ¿Qué lecciones has aprendido?

comment 0

Un día en Ciudad de México

Si he tenido una relación intensa con una ciudad, definitivamente ha sido con esta. Hay días en que amo el movimiento, las posibilidades, la diversidad; hay días en que odio la cantidad de gente, la contaminación, el tráfico. Pero si hay algo que puedo garantizar es que aquí no te puedes aburrir.

Yo he tenido más de un día en CDMX, pero después de algunos meses y algunas visitas de amigos, me encantaría que recorras la ciudad de mi mano.

Acabamos de aterrizar en CDMX son las 6 am, puedes hacer ya chistes de que tus maletas seguro están atoradas en el tráfico, y preguntarte por el puesto de tacos más cercano. Al salir del aeropuerto ya sea con taxi seguro o con cabify, uber, etc, nos dirigimos al centro de la ciudad, donde lo colonial, lo indígena y lo moderno se juntan.

Llegamos a una de las plazas más conocidas de México, el Zócalo. El Zócalo en su mayor esplendor es una plaza enorme con la Catedral Metropolitana de un lado y el Palacio Nacional del otro. Muy temprano en la mañana está casi vacía, digo casi porque esta ciudad nunca se vacía realmente. Nos empieza a dar hambre y caminamos hacia un restaurante que nos dará una de las mejores vistas del centro.

El restaurante “El Mayor” tiene comida típica mexicana y una gran vista al Templo Mayor. Después de unos chilaquiles para desayunar y un buen café oaxaqueño, podemos continuar nuestro tour hacia lo que es uno de los edificios más icónicos de la ciudad.

Bellas Artes. Para los que gusten de apreciar la arquitectura quedarán maravillados de este palacio hecho de mármol blanco de Carranza que combina el estilo Art nouveau y Art decó.

Continuamos nuestro camino por la Alameda Central, las calles se van llenando de gente que llega a sus lugares de trabajo, o a los comercios de la zona.

Finalmente llegamos a Paseo de la Reforma, la avenida más emblemática de CDMX.

Siguiendo por Reforma encontraremos uno de los lugares icónicos de la ciudad: El Ángel de la Independencia. Esta parada es obligatoria.

En el interior del pedestal se encuentra la zona de urnas, a las cuales se accede por un pasillo que recorre todo el perímetro, que es cerrado por dos puertas de bronce y hierro en las cuales tienen resaltada la palabra Gloria.

 

 

De aquí nos lanzamos por uno de los puestos callejeros, como este que está a las afueras del museo de Antropología. La variedad de la comida mexicana es algo que nunca nos decepciona. Los puestos callejeros son siempre una opción, pero hay que tener cuidado con las salsas, por picantes y por que son lo que usualmente nos enferma del estómago.

 

Después de una buena comida podemos disfrutar del resto de la tarde en Chapultepec, que es uno de mis lugares favoritos de la ciudad, aire más fresco, naturaleza.

Podemos decidirnos y visitar el museo de arte moderno, caminar hasta el Castillo de Chapultepec, perdernos por horas en el museo de Antropología, o incluso encontrarnos con unos Voladores de Papantla.

Al final del día estaremos exhaustos, pero habremos tenido una probadita de lo que es la Ciudad de México.

 

comment 0

¿Cómo sobrevivir a un día de rodaje?

Hay una adrenalina especial que se siente el día antes de empezar el primer día de rodaje, durante meses nos preparamos para ese momento en el que todas las piezas deben caer en su lugar. Desde la primera oración que se escribe, hasta la hoja de llamado que entregas antes de empezar a rodar.

Cada día que estamos en el set es un reto, la presión puede acabar rápidamente con nuestra concentración y energía. Aquí hay un par de tips de como sobrevivir días largos e intensos.

1. Café, snacks, comida caliente

No hay forma de sobrevivir a un rodaje sin estas tres cosas. El o la productora de campo debe llegar primero al set para muchas cosas, entre ellas tener café listo. Si has tenido que empezar tu día muy temprano sabrás que la motivación que da el café es difícil de superar. Si a ese café le añades un poco de pan y fruta, tendrás un equipo mucho más dispuesto a trabajar.

A medio día siempre es importante tener comida caliente, cuando las producciones tienen poco presupuesto es posible hacer tratos con restaurantes a cambio de publicidad. Esta comida hace una gran diferencia. Si han pasado un día filmando en condiciones difíciles sabrán que sentarse a la mesa y disfrutar de un buen plato de comida, hace que las cosas sean de pronto más sencillas.

Si no tienen nada de presupuesto y todo su equipo está prestando su trabajo es aún más importante tener comida como forma de agradecimiento y de motivación.

2. Pausas

Parte de la planeación de un día de rodaje significa pensar cuando se podrá tomar un descanso. Las pausas son necesarias para descansar la mente, respirar. Muchas veces en medio de la adrenalina no sabemos ni como detenernos, es por esto que una persona siempre debe de ayudar al equipo a descansar cuando el plan lo indica.

3. Confía en tu equipo

Hacer cine es trabajar en equipo, tu equipo se convierte no solo en la base de tu trabajo, sino en el factor que determinará la calidad del proyecto. De nada sirve tener grandes profesionales, si no confían los unos en los otros. En momentos donde se toman desiciones en fracciones de segundo, es necesario saber que puedes concéntrate en tu trabajo y confiar en que todos los demás harán el suyo de forma adecuada. Intentar controlar a todo y a todos te desgastará a ti y a todos los involucrados.

4. Prepárate

Desde cosas muy simples como usar ropa y zapatos cómodos hasta haber planeado con detalle cada escena a filmar, estar preparado te ayudará a estar un poco más relajado. El día del rodaje ser espontáneo es una receta para el desastre. Respeta el compromiso de tu equipo y prepárate lo mejor que puedas.

5. Ríe

Siempre que puedas. Recuerda, es un privilegio hacer cine.

comment 0

La media mexicana – crónicas del regreso a Chilangoland

9 meses en Ciudad de México, nuevo trabajo, nuevas experiencias, y muchos retos, tal vez el reto más grande, hasta ahora, ha sido construir mi identidad entorno a mi origen. ¿Soy mexicana o no lo soy?

Técnicamente sí. Nací aquí, mi madre es mexicana, mi pasaporte también. Ya estoy escuchando a mi madre diciéndome que claro que soy mexicana, ella se aseguro de eso. Mi casa en Ecuador claro que es México chiquito. Pero mientras más pasan los meses, más me doy cuenta que no sé si puedo decir que soy mexicana, a veces uso palabras que la gente no entiende, cancelar aquí no es lo mismo que en mi cabeza, las gradas son escaleras, las piscinas son albercas, etc.

Otros días me doy cuenta que hasta puedo ser más mexicana que algunos, sobre todo cuando mis compañeros roban mis chilaquiles hechos en casa re-picosos, cuando cuento como se hacen tortillas desde cero, y que sé lo que es el mixtamal tradicional (masa para hacer tortillas).

La vida sigue y me como un pan con dulce de leche, porque no me gusta la cajeta, y el pan me lo como a regañadientas porque no encuentro donde comprar pan “decente”.

Solo soy medio mexicana, solo soy medio ecuatoriana, digo chévere y también que está chido, me gustan los tacos a morir, y podría a veces vender un riñón por un bolón de verde, esa estoy segura de que es la sangre guayaca en mis venas.

Cuando algún conocido que viene del sur habla de algún huevón yo lo entiendo, mientras el resto se miran con cara de confundidos, me siento de pronto orgullosa.

A veces me confunde esto, a veces me hace reír, a veces me siento sin patria, pero tengo corazón de gitana y me siento feliz de ser quien soy.

Lo acepto, no soy una mexicana común, soy la que se fue a volver.

comment 0

¿Por qué dejé de buscar trabajo fijo en el medio audiovisual?

Durante los últimos meses hice lo que creo fue el último intento por encontrar un trabajo dentro de una empresa audiovisual para hacer lo que estudié y se hacer.

Desde 2011 he trabajado con empresas en Alemania, Ecuador, Colombia y México, con resultados mixtos. He de recalcar que hasta ahora la mejor experiencia fue trabajando como J. Art Director en Alemania para Schatwzerk, mi jefa me enseñó muchísimo y aunque la empresa tomo un camino diferente al mío, todavía siento que fue una gran experiencia.

Quisiera no decir esto, pero ¿es una coincidencia que la mejor experiencia laboral haya sido con una jefa? He tenido jefes decentes, pero nunca me sentí apoyada, ni sentí que tenía alguien que fuera mi mentor hasta que trabajé en Schtazwerk.

Tristemente mis primeras experiencias laborales en México rebasaron los límites del machismo y de la explotación, y en Ecuador lamentablemente no me fue mucho mejor, empezando porque según la gente que me entrevistó para trabajos, yo estaba sobre-capacitada para el trabajo.

Una crisis de nervios y una buena tanda de jefes abusivos después, no podía ni siquiera imaginarme trabajar para alguien más de nuevo.

Llegué a pensar que la culpa era mía, pero meses de reflexión me han hecho ver que estoy peleando contra la corriente y eso es muy cansado, sobre todo si no sabes como.

Hace poco Netflix me recomendó una de sus nuevas series Abstract. Una serie sobre diseño. La serie en sí, me encanta, de hecho creo que es una serie que vería más de una vez. Mirando a estos artistas no pude dejar de pensar que alguien, quien sea, les había dado una oportunidad, tal vez una sola persona creyó en ellos, pero estaban preparados, en el momento adecuado y lograron que sucediera.

Esto me hizo preguntarme, y que pasa si nadie te da esa oportunidad, porque hasta ahora nadie había querido darme esa mano amiga, hasta ahora no he tenido mucha suerte en ese aspecto.

¿O no?

Ahí es cuando finalmente me di cuenta que sí me han dado oportunidades, mis clientes me han dado oportunidades, han confiado en mi trabajo, han trabajado conmigo hombro a hombro y hemos hecho proyectos geniales.

Entonces, tal vez es hora de que yo misma me de la mano, crea en mi misma y le de la mano a otras mujeres en mi posición. El medio audiovisual es extremandamente machista, y si no hay empresas que den igual oportunidad a hombres y mujeres, entonces tendré que por lo menos intentarlo.

Este intento tal vez hoy no se vea como gran cosa, pero empieza por las pequeñas cosas. 

Invertir en mi visión, en mi pasión y en lo que creo es para mí el mejor uso de mis recursos. El mundo no va a cambiar por si mismo, el mundo cambia como resultado de nuestras acciones.

comments 2

Los beneficios de vivir en otro país

En los últimos años he tenido la maravillosa oportunidad de viajar y conocer muchos países y lugares diferentes. Viajar es un privilegio, me queda claro, y por eso creo que es una inversión que nos ayuda de formas inesperadas.

 Viajar nos ayuda a crecer como personas

Puedo notar claramente cuando trato con alguien que ha viajado y con alguien que no lo ha hecho mucho. Alguien que piensa que viajar es ir de shopping a Miami y alguien que se ha ido de mochilero por Sudamérica o por Europa, alguien que ha vivido con gente de diferentes culturas, que aprendió un nuevo idioma y una nueva forma de vida. Los viajeros suelen ser más abiertos, juzgan menos. 

 Viajar te hace ser más flexible

No hay duda en mi mente, que yo podría haberme convertido en una cabeza dura. (Más de lo que ya lo soy.) Pero al viajar y vivir en otros lugares aprendí a adaptarme, a cambiar, a ser una y otra. La Cyndi de México no es la misma de Alemania, ni la de Ecuador y aún así todas son yo misma. Si no logras ser flexible, es difícil que te vuelvas un viajero real, porque viajar requiere adaptarse. 

 Viajar te hace ser menos controlador

Las maletas se atrasaron, el vuelo llegó a un aeropuerto diferente, te robaron en el tren, etc. Todos escenarios completamente plausibles cuando viajas, y si no aceptas que la vida a veces es diferente de lo que lo planeaste, te costará más reaccionar y resolver, o dejar ir lo que no puedes cambiar. Mi mentalidad viajera es dejar el control en casa, y a veces regreso y la yo controladora parece menos segura de si misma. 

 Salir de viaje temporal o permanente 

Te da perspectiva

Tu país apesta, y su gente, el transporte público, etc. ¿Suena familiar? Pero sales y te das cuenta que el mundo puede apestar de todas formas, la gente de tu país es realmente amable, el transporte público no era tan malo como creías. (Esto último me pasó cuando llegué a la Ciudad de México, ahora pienso que el transporte público en Ecuador no está tan mal…. ). 

No puedes ver el bosque por los arboles, dicen por ahí. Es más difícil apreciar todo lo bueno que tienes a tu alrededor si no hay nada con que compararlo. 

 Te hace menos prejuicioso

 Mientras más abierto estás a nuevas experiencias, más te das cuenta que la gente te puede sorprender, que los lugares que no estaban en la guía turística son los que más te gustaron, aprendes a experimentar primero y juzgar después. Comida “exótica”, nuevos deportes, nuevas formas de transporte, etc. 

 Te hace ser más creativo

Acabas de perder tu cartera con todos tus papeles, estás en Londres, no tienes ni un centavo y necesitas pagar tu cena… ¿Qué hacer? Tu cerebro empieza a funcionar en modo de supervivencia. Este escenario no es hipotético, me pasó. Me subí a un auto de policía en Londres, corrí como 2 kilometros para que me hicieran una transferencia, encontré finalmente un lugar que me daría el dinero que me estaban transfiriendo, y regresé al restaurante donde me esperaba mi mamá para pagar nuestra cuenta. Todavía no puedo creer que una patrulla en Londres me dio un ride… 

De pronto te das cuenta de todo lo que eres capaz de hacer y eso es lo más maravilloso de todo. Viajar te hace no solo salir de un lugar, te hace salir de ti mismo.

comment 0

El propósito es crear

Hay momentos en la vida, en los que todo tiene sentido, momentos de absoluta claridad. Esto fue lo que me sucedió hace un par de meses, cuando de pronto, se hizo muy claro, que mi situación laboral como freelance no era la mejor opción.

Es difícil, casi imposible, continuar viviendo y aferrarse a lo que ya no es. Los cambios son como la marea; a veces está baja y puedes ver el panorama, pero de pronto sabes que una gran ola te hundirá.

Así me sentí durante estas semanas, debajo de una gran ola, luchando por salir a tomar oxígeno.

Navegar las olas de la vida puede parecer una tarea exhaustiva, hasta que dejamos de resistirnos. La verdad es que podemos controlar muy pocas cosas en nuestra vida, para alguien que le gusta planear, organizar y controlar esto es una verdad difícil de tragar.

Lo maravilloso de esto es que no sabes en que playa desierta, maravillosa, te va a dejar la próxima ola. Si no resisto, si acepto, si confío en el universo, en Dios, si lo dejo al volante, entonces de pronto ya no me ahogo, estoy flotando. Estoy disfrutando el momento.

¿No se trata de eso la vida?

Así que estoy disfrutando de esta oportunidad que se me presentó de salir a tomar aire, a ver algo diferente, de desviar mi camino, y aunque parece heterodoxo, sé que un día veré atrás y sabré que tomar un trabajo en un área completamente diferente a la mía, fue la mejor decisión.

Como artista, creadora, el propósito es ese exactamente, crear, tener la oportunidad de seguir haciendo lo que me hace sentir viva. Mientras me gano la vida haciendo relaciones públicas y servicio al cliente, mi mente se despeja para crear, para soñar. Una vez que el dinero no es un problema, solo queda encontrar las fuerzas y el tiempo para hacer que las cosas sucedan.